Sobre Nuestro Santuario
Debe el nombre este santuario a la carrasca, donde según la leyenda, apareció la virgen a un pastorcillo, como se representa en un medallón del retablo y en las pinturas que decoran el camarín de la ermita. Una narración popular impresa en 1929, enriquece el episodio con el nombre de José Cortés, que habría intentado previamente llevarse la imagen venerada en la catedral de Toledo por los años mil quinientos (1500) y que luego seria sepultado en la ermita.

Hay quien abriga la creencia de que la peana de la imagen se asentaba sobre el tronco mismo de una carrasca, desvaneciéndose esta al no encontrarla en la reconstrucción de 1964.

La devoción a la Virgen de la Carrasca se extiende a otros pueblos principalmente del campo de Montiel, y hay noticias de la existencia en el siglo XVI de una ermita dedicada a ella en Alcubillas.

El conjunto del santuario se ha formado en diversas épocas; se carece de descripciones de la primitiva ermita, pero sabemos que una de cantería, fue bendecida en el pontificado toledano del Cardenal Sandoval (1599-1618) como rezaba una inscripción en el camarín de la ermita.

Se sabe que las obras realizadas en 1612 fueron costeadas por el matrimonio Abbad y Billegas, caballero de la orden de Santiago y Dña. Fabiana de Sandobal, su esposa. La configuración actual suele datarse en 1818, aunque se sigue ampliando y mejorando hasta nuestros días.

La actual ermita es un espacio rectangular, de una sola nave cubierta con bóveda de cañón con lunetos, menos en la cabecera que tiene bóveda esquifada truncada en su remate. Ambas partes están separadas por una verja de hierro hecha en 1791, sustituyendo a otra anterior de madera. En la cabecera hay un retablo barroco que enmarca la hornacina central, con la imagen de la Virgen. La hornacina comunica con un camarín cubierto con cúpula y enriquecido con cornisa, adornos barrocos y decorados con pinturas, datadas algunas en 1916, representando la aparición de la Virgen y un cuadro de San Jerónimo al parecer donado en el año 1700 según figura una inscripción en el propio marco. El camarín fue construido en 1682.

En el siglo XIX custodiaba la llave del camarín el Marqués de Montenuevo, en calidad de patrono.
La imagen actual de la Virgen que sustituyó a la destruida en 1936, es una talla sedente de pequeño tamaño pero muy bella, reproducción de la antigua que estuvo a punto de ser pasto de las llamas en un incendio ocurrido el 16 de septiembre de 1964, en el cual llegó hasta confundirse el oro del retablo.
El santuario está integrado por una edificación de dos plantas entorno a un patio rectangular, que viene a ser el atrio de la ermita, con entrada en sus cuatro costados; el manual de visita del vicario del campo de Montiel nos informa que en el año 1743 se iba a construir dicho atrio.

La ermita se encuentra al fondo, en el centro del ala Norte, tiene dos puertas una al exterior y otra al patio; parece que antes tuvo una tercera puerta al poniente y se habla que cada pueblo Villahermosa, Carrizosa, Alhambra, para evitar altercados utilizaba su propia puerta y guardaba la llave correspondiente.
En el ala Sur, la de entrada, quizá estuvieron los portales para hospicio de peregrinos y gran refectorio costeados por D. Juan Francisco Vergalla, arcediano que fue de Puebla de los Angeles, en América (1733-1734).

En 1889 se fundó la junta o hermandad de Ntra. Sra. de la Carrasca para cuidar el culto y propagar la devoción a la patrona.
 
Manuel Márquez Gallego.
 
 
 

Fuentes:
*Ciudad Real y su provincia
*Guia para visitar ermitas y santuarios marianos. Cuyo coautor es nuestro paisano D. José Jimeno.

 

 

Sobre Villahermosa

Villahermosa en el Catastro del Marqués de la Ensenada.

 
Documentos adjuntos